2
42

Dieta de la piña

Os presentamos la dieta de la piña orientada a esos momentos en los que queremos una bajada rápida y puntual de, aproximadamente, dos o tres kilos.

Sus efectos diuréticos nos ayudan a eliminar los líquidos acumulados. Además, el corazón de esta fruta tiene efecto saciante y laxante.

Como eliminamos muchos líquidos, nos deshacemos también de las toxinas, por lo que forma parte del llamado grupo de las dietas desintoxicantes.

Es muy recomendable para periodos en los que nos sentimos muy hinchados o con digestiones muy pesadas.

Como en todas las monodietas no es recomendable alargarla más de dos o tres días y repetirla solo una vez por semana, para evitar carencias en los nutrientes fundamentales.

Otra variante de la dieta de la piña consiste en alargarla una semana volviendo a nuestras rutinas alimenticias pero ingiriendo dos rodajas de piña antes de cada comida.

Debemos aumentar esos días el consumo de agua y de otros líquidos como por ejemplo las infusiones y los zumos naturales. Es aconsejable consumir en pequeñas cantidades algún alimento rico en proteínas y bajo en calorías como puede ser la pechuga de pavo o el atún.

Un ejemplo de dieta sería:

Día 1:

Debemos comer una sola piña, (natural o en su jugo, no en almíbar)  repartida de tal manera que pueda ser consumida a lo largo de todo el día.

Día 2:

Desayuno: Zumo natural de piña

Comida: un filete de pechuga de pollo de doscientos  gramos un chorrito de aceite de oliva y dos rodajas de piña.

Merienda: Tostadas con mermelada de piña

Cena: Una ensalada de lechuga con una lata de atún aliñada con vinagre y dos rodajas de piña

Día 3:

Repetimos las indicaciones del primer día

Si realizamos ejercicio físico mientras dure nuestra dieta de la piña aumentaremos las toxinas eliminadas.

El efecto “rebote” de esta dieta es bastante alto, por lo que hay que vigilar nuestra alimentación una vez volvamos a la normalidad.

Recordad consultar con vuestro médico siempre que iniciéis una dieta nueva.